DESPIDO OBJETIVO JUSTIFICADO POR ABSENTISMO

Fecha de publicación: 12/02/2016

 

Ya sabemos que determinado número de ausencias no justificadas de un trabajador en la empresa son motivo de despido disciplinario, sin embargo, las ausencias justificadas, pueden ser motivo de despido?

Efectivamente, el empresario puede extinguir un contrato de trabajo por absentismo laboral, aunque las ausencias estén justificadas.

 

Explicamos a continuación lo que dice, de manera genera el Estatuto de los Trabajadores. Hay que tener en cuenta, que los convenios colectivos podrán determinar otras condiciones, aunque no es muy frecuente.

 

El despido se justificará siempre que las faltas alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, y si el total de faltas de asistencia en los 12 meses anteriores es del 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un período de 12 meses.

 

Ejemplo: Trabajador que despedimos el 02/20/2016 por qué ha faltado los siguientes días: 4 y 29 de enero de 2016, 18 y 19 de febrero de 2016

De 12/20/2015 a 02/20/2016: 42 jornadas hábiles, 5% = 2,25 jornadas. Despido procedente.

 

¿Qué es una ausencia?

La Falta de todo el día de trabajo, intermitente y no consecutiva.

 

¿Qué ausencias no computan?

  • huelga legal
  • Actividades de de representación legal de los trabajadores.
  • Baja por accidente de trabajo.
  • Maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones.
  • Enfermedad o accidente no laboral con una duración de más de veinte días consecutivos. En caso de recaída de una misma enfermedad, no es posible excluirlas del cómputo, si los periodos de baja han sido inferiores a los 20 días.
  • Bajas derivadas de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de salud.
  • Tratamiento médico el cáncer o enfermedad grave.

 

¿Cómo se gestiona?

  • Notificación al trabajador con un preaviso de 15 días de antelación, motivada suficientemente, con detalle de las ausencias.
  • Pago de una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades.
  • Plazo para proceder al despido: 1 año desde la última falta de asistencia.

 

¿Qué puede hacer el trabajador?

Contra todas las decisiones empresariales, el trabajador puede impugna-la. El plazo es de 20 días hábiles desde la fecha de efectos de la medida.

Es indispensable la papeleta de conciliación presentada ante los servicios de conciliación. Si no se llega a ningún acuerdo en conciliación, procede la presentación de la demanda ante el Juzgado Social que por zona territorial corresponda.


Nota: La información anterior es sólo orientativa, y da un conocimiento general de la norma que cuenta. Su aplicación requiere el estudio personalizado por parte de Gabinet Permar SL

 

Volver al listado

Este sitio web utiliza  cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios según sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí.