LA CONTRATACIÓN DE UN FAMILIAR: HERMANO, HIJO, PAREJA O PARIENTE

Fecha de publicación: 08/07/2016

No existe ningún impedimento legal para la contratación de un familiar, si bien la cotización deberá ser al régimen general o en el régimen especial de trabajadores autónomos, dependiendo del grado de parentesco y de la existencia o no de convivencia.

Como norma general un familiar que conviva con el empresario, será un "autónomo colaborador". El cónyuge, los descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado, deben darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Los familiares son considerados autónomos colaboradores por qué, aunque reciban un salario como contraprestación a su trabajo, corren los riesgos de la actividad y, además, trabajan para un objetivo común que es la comunidad familiar.

Los autónomos colaboradores, tienen derecho a una bonificación de las cotizaciones a la Seguridad Social del 50% durante los primeros 18 meses y del 25% durante los 6 meses siguientes. Esta bonificación es sobre la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo correspondiente de cotización vigente en cada momento. Estas bonificaciones no son válidas para autónomos colaboradores de sociedades mercantiles.

 

¿Se puede contratar un familiar y darlo de alta en el Régimen General?

Sí, pero habrá que demostrar que cumple las características de una relación laboral. En primer lugar hay que acreditar la no convivencia, que es fundamental. Aparte de eso, puede tener que demostrar la existencia de la percepción de unos salarios establecidos por convenio, la independencia económica respecto al empresario y / o la ajenidad de los riesgos empresariales.

Alta del trabajador y bonificaciones

Los familiares del trabajador que puedan ser dados de alta como trabajadores por cuenta ajena no gozan de ninguna bonificación de las previstas legalmente, si bien el contrato que se les pueda realizar tiene las mismas connotaciones legales que el de cualquier otro contrato laboral por cuenta ajena.

Un caso especial es el de los hijos. Según la Disposición Adicional Décima de la Ley 20/2007, los trabajadores autónomos podrán contratar como trabajadores por cuenta ajena, a los hijos menores de treinta años, aunque convivan con él, en un contrato que les permite disfrutar de todos los derechos y deberes que tienen el otros trabajadores, excepto de la prestación de desempleo.

 Nota: La información anterior es sólo orientativa, y da sólo un conocimiento general de la norma que cuenta. Su aplicación requiere el estudio personalizado por parte de Gabinet Permar SL.

Volver al listado

Este sitio web utiliza  cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios según sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí.