¿PACTAR UN DESPIDO POR CHANTAJE DE UN TRABAJADOR?

Fecha de publicación: 25/03/2016
El TSJ de Cataluña ha dado la razón a una empresa que cuando se negó a pactar un despido fue objeto de chantaje del trabajador y lo despidió por motivos disciplinarios. La sentencia considera el despido procedente, o sea, que no tiene derecho a indemnización.
 
Una de las prácticas habituales, y no por ello legales, es que las empresas pacten despidos con los trabajadores amenazan com "causar problemas".
 
La empresa, Alcon Cusí se negó a pactar un despido improcedente que pedía un trabajador, diciéndole que podía pedir la baja voluntaria. El trabajador lo rechazó y comenzó a tener errores y descuidos; no secaba correctamente un reactor, se negaba repetidamente a realizar el trabajo, etc. Al creer que tenía la empresa un poco acorralada, volvió a pedir para pactar el despido y el importe de la indemnización. La empresa se negó de nuevo.
 
El empleado causó baja médica por ansiedad y fue despedido dos meses más tarde.
 
La empresa consideró que los "descuidos" del trabajador se podían producir perjuicios, tanto para ella como para los consumidores, y esgrimió los siguientes argumentos en la carta de despido:
  • El fraude, la deslealtad y el abuso de confianza en las gestiones encomendadas.
  • La disminución voluntaria y continuada en el rendimiento normal de trabajo.
La sentencia del Juzgado Social de Barcelona se estimó la demanda del trabajador y consideró que el despido era improcedente. El TSJ de Cataluña lo desestima y establece que el despido es procedente, por entender que los incumplimientos del trabajador se producen por qué la empresa no quiere pactar con él un despido y una indemnización, o sea, no quiere hacer un fraude. Además, también dice que "la conducta constituye una evidente transgresión de la fe contractual dado que, con independencia del posible daño económico, sí que se ha vulnerado la buena fe depositada en él y la lealtad debida, a configurarse la falta por ausencia de valores éticos ".
 

También hay que tener en cuenta, por su importancia lo que dice la sentencia respecto que "la pérdida de confianza no admite grados de valoración una vez que se rompe el necesario equilibrio en las relaciones laborales impidiendo el restablecimiento". 

Volver al listado

Este sitio web utiliza  cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios según sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí.